Ir al página principal
Enviar correo electrónico  



La conciencia no tiene fronteras

 

 

Julián PERAGÓN
Director de
Conciencia sin Fronteras.
Antropólogo.
Formador de
Profesores de Yoga. Escuela de formación Yoga Síntesis.


 



Durante estos años nuestro enfoque se ha desarrollado fundamentalmente en tres temas: la salud enfocada desde una óptica holística, el crecimiento personal a través de las terapias corporales, psico-corporales y otras, y la espiritualidad entendida como un anhelo de trascendencia de todo ser humano. Hemos creído necesario una revista que trate los temas de espiritualidad, psicología transpersonal, salud y ecología de una manera seria y cercana. Somos muchos los que necesitamos una publicación de calidad que no esté a expensas de la publicidad y de la sociedad de consumo.

Hablemos del fondo, del contenido. En estos momentos, el giro que estamos haciendo hacia un nuevo paradigma es evidente. Lo que se ha llamado la Era de Acuario está creciendo a trompicones. La irrupción de lo psicológico, lo espiritual y lo ecológico en un planeta que está perdiendo sus fronteras más visibles es una realidad. Sin embargo, con la excusa de lo nuevo se están llevando a cabo las mismas miserias de lo viejo. La Nueva Era está siendo rentable y bajo las etiquetas del nuevo despertar de la humanidad se esconden, harto sabido, deseos inconfesables, bien mundanos. Por eso creemos en una labor crítica y siempre pedagógica. Reinterpretar una vez más lo que entendemos por espiritualidad para dejar sin argumentos al pseudogurú; redefinir los conceptos de salud y enfermedad para destapar los miles de remedios milagrosos; insistir en la madurez psicológica para distinguir lo terapéutico de la charlatanería.

No estamos ya en la época en la que ideológicamente oponíamos lo marginal liberador a lo oficial represivo, una medicina holística a la otra que producía yatrogenia, una psicología comprensiva a una conductista que experimentaba con ratas, o una psiquiatría que anestesiaba a enfermos enajenados. Es momento de perder la inocencia y de aplicar la misma y severa crítica a lado y lado de esta ilusoria oposición. Hay que despertar de una mentalidad limitada y jerárquica que ha impuesto su orden en el pasado, pero también hay que avanzar prudentemente hacia cualquier cambio sin olvidar una realidad global y cotejando verdaderamente los resultados, preguntarse siempre por qué y hacia dónde.

Es momento de crecer, es momento de ampliar la consciencia y mirarnos sin complejos en el espejo de nuestras realidades. Momento de rescatar lo esencial una vez que todos los escondrijos son sospechosos y que cualquier guarida ya no nos protege de la duda. Crecer en el sentido de no trasladar nuestra dificultad o irresponsabilidad de un médico de bata blanca a otro de hierbas secas, o de pasar del confesionario al diván sin mediar una voluntad de ser autónomo, de apoyarse en los propios recursos, de rastrear la libertad que tenemos en nuestra mano.

De momento, no nos olvidemos que vivimos en un mundo, que tenemos una mente que capta ese mundo, que se comunica con otros y que quiere ajustarse y aprovechar esa misma realidad. Tampoco nos olvidemos que hay algo que percibimos como más esencial en nosotros y que lo sentimos en todo lo que nos rodea. Es precisamente la integración de estos tres elementos lo que nosotros entendemos como claves en esta nueva sociedad que estamos haciendo. Cuerpo, mente y espíritu como expresiones indisociables de una misma vida. Integración, diálogo, comprensión, síntesis son los hermanos de ese Sin Fronteras que anunciamos. Sabemos que es un momento adecuado para escuchar lo que dice el antropólogo, el psicólogo y el teólogo, y así el economista, el biólogo, el físico, sin olvidar al poeta, al místico y al artista, voces todas ellas de la multiplicidad de lo Mismo. Pues no es sólo la interdisciplinariedad entre ciencias, es sobre todo, la interconexión de todas nuestras partes que demasiado a menudo se expresan como escindidas, mudas o reprimidas.

En esta nueva singladura, deseamos aprender a trabajar juntos, a saber derivar pero también a encajar lo que a cada uno nos toca. Creo que estamos llegando a una nueva etapa, a un punto donde compartir más allá de la autocomplacencia del individuo aislado en su bienestar. Es preciso no olvidar los espacios de acción y de encuentro que son poderosas fuerzas arquetípicas amordazadas por estos tiempos. Y esto, claro está, nos lleva de lleno a la utopía que si bien, en su esencia, se refiere a lo que es imposible realizar, no por ello deja de ser un motor de vida con muchos caballos de vapor.

www.concienciasinfronteras.com es una buena plataforma para consultar todos los números anteriores, para poder ver una relación de centros o autores que colaboran y sus artículos, para vincular estos artículos con las páginas webs de cada colaborador, y para añadir temas de salud y crecimiento, informaciones de todo tipo y conexiones con otras entidades afines.

Hay que decir que nuestra plataforma no tiene orientación política, religiosa o económica específica. Tampoco se hace responsable de las opiniones de los autores que escriben en sus páginas.


Afectuosamente,
Julián Peragón 
Enviar un correo electrónico

 

 
Ir hacia arriba